Consumo consciente colombiano

Emprendimiento colombiano: consumo consciente y sostenible

Presentamos los enormes beneficios para los consumidores, vendedores y vecinos cuando compramos marcas locales y apoyamos el emprendimiento colombiano.

Un emprendimiento es un negocio creado por gente de a pie a partir de una idea innovadora. Además de la valentía de enfrentarse a un mercado globalizado y lleno de multinacionales, implica creatividad, habilidad y pasión. En este artículo hacemos un análisis de la importancia del emprendimiento colombiano y lo fundamental que es apoyarlo.

En nuestro mundo globalizado, es muy común consumir productos de los rincones más alejados del planeta, de cuya fabricación y composición sabemos muy poco. Aunque esto puede parecer fascinante, trae consigo varias problemáticas que se resuelven comprando marcas colombianas y practicando un consumo consciente y responsable. 

Adquirir productos nacionales impulsa la economía local, apoya los sueños de millones de emprendedores y asegura llevar a casa productos más limpios y seguros. A continuación, explicamos detalladamente por qué comprar colombiano es beneficioso para consumidores y emprendedores, además de generar empleo y ayudar al medio ambiente.

Es más sostenible

Comprando marcas colombianas, además de apoyar la economía local y de estar más cerca de lo que consumimos, ayudamos a la sostenibilidad del medio ambiente. Basta pensar en todos los kilómetros que recorre un producto fabricado en el exterior antes de llegar a nuestras manos. Aunque sea llamativo vestir con prendas “made in Taiwan”, es importante considerar las emisiones de CO2 que implica el transporte de estos productos. Miles de kilómetros por vía terrestre, aérea o marítima implican también miles de motores impulsados por hidrocarburos que emiten gases perjudiciales para el planeta. La contaminación que producen estos gases tiene a la Tierra en una emergencia ambiental sin precedentes. Cada día que pasa las cifras son más preocupantes y amenazan al planeta y a la vida que lo habita, incluyendo la del ser humano. 

Por otro lado, las mercancías que son transportadas desde lugares tan alejados deben tener empaques más sofisticados. En la mayoría de los casos, esto implica el uso excesivo de plásticos, que son uno de los mayores contaminantes. El cambio climático, las basuras acumuladas en los océanos y enfermedades producidas por la contaminación son algunos de los problemas más significativos de estos materiales. Por esta razón, el apoyo a emprendimientos locales es también un apoyo al planeta y, en última instancia, a la vida.

Adicionalmente, en muchos casos, no tenemos información de las condiciones y las formas de producción de los bienes importados que consumimos. Estos productos pueden ser fabricados en condiciones insalubres o contener materiales perjudiciales para la salud sin que podamos saberlo. Consumiendo productos locales, en cambio, es más fácil acceder a esa información, e incluso conocer a las personas que los fabrican y sus condiciones laborales. Además de poder entablar una charla personal con el vecino que emprende, podemos asegurarnos de qué es lo que consumimos y del proceso de elaboración.

Es más justo

No tener que transportar las mercancías por distancias tan largas suele implicar que los productos locales resultan más baratos y, por ende, fáciles de adquirir. Sin embargo, en ocasiones no es así. Podemos encontrar productos de grandes empresas multinacionales a un precio menor. En la mayoría de los casos, esto viene acompañado de una producción masiva (también perjudicial para el medio ambiente) y de prácticas de explotación laboral. Muchas empresas multinacionales aprovechan las condiciones de vida precarias de países en vía de desarrollo para explotar a los trabajadores que manufacturan sus productos. Quienes más se benefician con la venta de estos productos son los intermediarios, mientras que los fabricantes reciben salarios miserables y viven en condiciones precarias. Comprando marcas locales, además de obtener productos orgullosamente colombianos, evitamos colaborar con esta cadena de explotación que precariza a miles de personas alrededor del mundo.

Apoyar los emprendimientos locales es una forma de obtener productos con menos impacto en el ambiente mientras apoyamos la economía más cercana a nuestro entorno. Este tipo de consumo asegura empleos, lo que a su vez promueve el sostenimiento de millones de familias y la circulación de la pequeña economía. Adicionalmente, comprando a nuestros vecinos fomentamos redes comunitarias que permiten proyectar bienestar en nuestras propias comunidades.

Es más fresco

En el caso específico de los alimentos, es importante tener en cuenta el privilegio de estar en este país tropical y biodiverso. Esto nos permite tener a disposición una gran variedad de cosechas todo el año y tener asegurada una buena alimentación a partir de productos locales. En este sentido, por muy llamativas que sean las publicidades de alimentos extranjeros, nunca estarán tan frescos después de atravesar océanos y cordilleras. Nada más satisfactorio y nutritivo que comprar productos cosechados por manos conocidas pocas horas antes de llegar a la mesa. Así, quienes trabajan sembrando, manteniendo y cosechando alimentos son quienes obtienen un precio justo por su trabajo, que no se diluye en intermediarios y transportes. Por otra parte, el apoyo al campo colombiano y a sus trabajadores fomenta el desarrollo agrícola e industrial del país, lo que nos beneficia a todos.

En cuanto a las mercancías manufacturadas, es muy común el mito de que todo lo que viene del exterior tiene mejor calidad y diseño. Esta idea frecuentemente es implantada por las grandes empresas, que usan la publicidad para que la gente crea que siempre es mejor lo de afuera. No hay mejor remedio para acabar con este mito que comprar los productos locales y conocer su excelente calidad, aunque no gasten millones en publicidad. Hay emprendedores de todo tipo de productos trabajando a partir del diseño independiente, con materiales locales y con mucho esfuerzo. Cuando decimos “compro colombiano”, apoyamos nuestra industria, nuestro talento, y llevamos a casa productos de excelente calidad.

Ilustración hecha para la revista Amarilo
El emprendimiento colombiano de Bogotá Chirriada

Bogotá Chirriada es un emprendimiento orgullosamente colombiano que ofrece productos únicos con diseño independiente. Estamos comprometidas con el consumo sostenible y el desarrollo local y comunitario. Es muy importante para nosotras apoyar a las personas con quienes trabajamos, promoviendo su desarrollo y el nuestro a través de intercambios justos. Puedes conocer la historia de nuestro emprendimiento aquí. Para saber más sobre nuestra relación con otros emprendimientos locales, acércate a los recorridos de Bogotá Chirriada, descubrirás el fascinante mundo de la cultura bogotana.

Emprendimiento colombiano

Una buena forma de conocer emprendimientos locales y apoyarlos es asistir a varias ferias creadas por emprendedores y para emprendedores colombianos. En estos espacios, se puede disfrutar de una gran variedad de productos elaborados por todo tipo de emprendimientos colombianos. Un ejemplo de esto es la Feria Vassar, en donde se reúnen diversos productos nacionales de la mejor calidad. Sin embargo, todo el tiempo se están realizando eventos similares en diferentes lugares del país en donde se exalta la importancia de los emprendimientos colombianos. Asistir a estos eventos puede ser el primer paso para romper mitos y descubrir una gran variedad de marcas colombianas que están a disposición.

Apoyar el emprendimiento colombiano es un gana-gana. Nadie sale perjudicado y aseguramos prácticas de consumo más justas, más frescas y menos contaminantes. Además, colaboramos con el fortalecimiento del tejido social de nuestro entorno, lo que a la larga es beneficioso para todos. Por estas razones de peso es que en Bogotá Chirriada te invitamos a comprar orgullosamente colombiano.

Escritor: Santiago Llano

Otros artículos recomendados

Lo chirriado de Bogotá Chirriada

¿Cuál es el significado de chirriado en realidad? ¿Alguna vez se han preguntado porque Bogotá Chirriada adopta este nombre? Son varias las razones de su escogencia, la primera se asocia con la jerga tradicional que usaban los cachacos, la segunda se relaciona con el verbo chirriar; más sin embargo es

Leer más »
Ilustración de cuento del trancón

La vía es un carnaval

El tráfico bogotano ha sido y será el gran problema de la capital. Sus habitantes a menudo se quejan de los trancones, del ruido, de las multitudes y de un sistema de transporte aún indescifrable para el que no tenga un Smart phone. Parece ser un foco indudable de estrés

Leer más »