Sólo caminado entre las calles se conoce una ciudad

El turismo ha crecido exponencialmente en los últimos años y, ahora, cientos de personas llegan a la capital colombiana en busca de nuevas experiencias.

Por Daniella Iannini Lelarge

En Tansmilenio hacia el 20 de Julio

Es sábado. Manuela Briceño está sentada en una de las bancas del parque empresarial del Hotel W, ubicado en la carrera séptima con calle 116. El grupo de turistas llegará pronto. Esta vez son pocos pues, aunque normalmente recibe entre seis y quince personas, orientará a tan solo tres turistas: dos bogotanas y una argentina.

DSC_0577

La idea de crear el tour surgió cuando estaba haciendo su proyecto de grado. “Hice un viaje por el este de Europa y, cuando volví, me di cuenta de que el turismo en Bogotá estaba hasta ahora naciendo”. Manuela identificó que hacía falta poner al viajero en contacto con la gente, con la cultura popular. Así diseñó la experiencia de Bogotá Chirriada.

“Nosotros mismos nos encargamos de decirle al turista que viene a Bogotá que vaya a Monserrate, a las Minas de sal de Zipaquirá y al Museo del Oro. Pero, cuando uno hace eso, ¿en realidad está conociendo Bogotá?

Cuando llegan los visitantes, el grupo se dirige hacia el paradero del SITP para iniciar el recorrido hacia el portal 20 de Julio. Aunque suene increíble, esta es una de las partes preferidas por los extranjeros. Una vez allí, visitan la iglesia del Divino Niño y proceden a caminar por las calles atiborradas de vendedores. Cuando Manuela se gira para ver si todos la siguen, se percata de que María Celia Ortelli, la visitante argentina, se ha sentado en una banca de la calle para probarse unos zapatos.

DSC_0485.jpg

Según Laura Victoria Parra, profesora e investigadora del programa de Tecnología en Gestión Turística del Politécnico Grancolombiano, “una nueva forma de turismo que es muy llamativa para los extranjeros es la de visitas a plazas de mercado, porque para ellos es algo muy novedoso. Es una modalidad que está creciendo cada vez más en el mercado”.

“El valor agregado del recorrido es la Experiencia Chirriada, la inmersión e interacción con la comunidad. Yo intento buscar lugares auténticos, donde la gente quede encantada también con las personas”, explica Manuela. Los visitantes continúan su trayecto hacia la plaza de mercado del 20 de Julio y la de La Perseverancia, donde charlan con los tenderos, quienes les explican de su historia y su cultura. Prueban alimentos desconocidos y se dan cuenta de que Bogotá puede mostrar más que museos y calles coloniales.

“Lo que más me gustó fue visitar el mercado campesino, por la gente, los colores, y el tamaño de algunas verduras. Nunca había tenido una experiencia similar, en este tour he ido a una parte de la ciudad popular, diferente a la que normalmente se muestra”, narra María Celia Ortelli.

Hacia un turismo sostenible

La ciudad se está transformando gracias a estas nuevas formas de mostrar la capital. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, uno de cada nueve empleos está relacionado en este oficio. Sin embargo, como lo explica Laura Parra, el turismo es un área que está siempre en continua evolución y actualmente se dirige hacia la sostenibilidad.

Las alcaldías locales están creando proyectos, como la Marca Suba o la Marca Candelaria, para promover los atractivos locales de cada zona. Esto se debe a que, como lo explica Cielo Lizeth Navia, referente de cultura y turismo de La Candelaria, es necesario dejar atrás lo que se conoce como “turismo depredador”, es decir, aquel en que todas las ganancias se quedan en manos de unos pocos hoteles y empresas, y no llegan a la comunidad.

DSC_0612.jpg

“Las localidades están empezando a mostrar los atractivos que tienen a diferentes personas. Se están agremiando y creando nuevas formas de turismo”, afirma Parra. Las formas de turismo alternativo, que ahora también están siendo promovidas por el Estado, generan un puente entre el extranjero y las personas de la comunidad que visita. De este modo, ambos se benefician: los primeros pueden conocer realmente la ciudad, y los segundos reciben directamente las ganancias y esto les permite crecer y desarrollarse.